Wednesday, October 21, 2015

Doctrinas inventadas por el hombre.

Así que no se preocupen diciendo:  ¿Qué comeremos? o ¿Qué beberemos? o ¿Con qué nos vestiremos?
Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.
Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. Mateo 6:31-34
 
Sólo la verdadera fe, que viene del autor y consumador de la fe, Jesús (Hebreos 12:2), es la que nos permite recibir las añadiduras sin los afanes que trae el mundo. El Espíritu Santo de Dios nos exhorta sobre la forma de obtener prosperidad en nuestro caminar: Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Santiago 4:3-4   
Si no se busca primeramente el Reino de Dios y su justicia, ¿Cómo serán añadidas las cosas que necesitamos? si bien es cierto que Dios hace salir el sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos; no quiere decir que todo lo que necesitamos lo derrame sobre aquellos que no buscan de su Reino y su justicia. Hay personas no creyentes, pero son diligentes en sus labores, veamos Proverbios 10:4  La mano negligente empobrece;  mas la mano de los diligentes enriquece. Pero veamos el Salmo 127:
Pierden el tiempo ustedes, que se levantan temprano y se acuestan tarde para comer un pan conseguido con sufrimiento porque Dios da a quien ama, aun mientras duerme. Esto no quiere decir que no se trabaje, se debe trabajar para el sustento de la familia, porque es el propósito de Dios, (Génesis 3:19) pero el afán de enriquecerse, y el afán de las cosas del mundo, eso es lo que nos da sufrimiento y nos lleva a trabajar de sol a sol; ahora los bienes que se adquieren de prisa al principio,  no serán al final bendecidos. Proverbios 20:21; el final de amontonar nos lleva a la destrucción de la familia, enfermedades y todo tipo de dificultades y eventos en ese proceso de amontonar, que de verdad no traen ninguna bendición.
 
Es bien cierto que Dios nos bendice en abundancia y grandemente y es parte de lo que nos añade, pero no debe ser el motivo de nuestra existencia, la razón de nuestro vivir es Cristo y proclamar sus obras maravillosas y a eso hemos sido llamados; ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. 
Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.  Colosenses 3:1
Hoy día la iglesia en general anda en busca de la prosperidad económica, pero cuan equivocados estamos, nuestro propósito debe estar centrado cada día en crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Pedro 3:18
Escuchemos con el corazón lo que nos aconseja el apóstol Pablo en 1 de Timoteo 6:3-10
3. Si alguien enseña falsas doctrinas, apartándose de la sana enseñanza de nuestro Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera religión,
4. es un obstinado que nada entiende. Ese tal padece del afán enfermizo de provocar discusiones inútiles que generan envidias, discordias, insultos, suspicacias
5. y altercados entre personas de mente depravada, carentes de la verdad. Éste es de los que piensan que la religión es un medio de obtener ganancias.
6. Es cierto que con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero sólo si uno está satisfecho con lo que tiene.
7. Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos.
8. Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso.
9. Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción.
10. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.


Reciban un abrazo lleno de las bendiciones de Dios que son las que enriquecen y no añaden tristeza con ellas. Proverbios 10:22