Thursday, October 11, 2012

Descansando en Cristo Jesús.

 



"Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar.
Obedezcan mis mandamientos y aprendan de mí, pues yo soy paciente y humilde de verdad. Conmigo podrán descansar.
Lo que yo les impongo no es difícil de cumplir, ni es pesada la carga que les hago llevar".
 Mateo 28-30
 
Aprender a descansar en Cristo Jesús, es lo más sabio que podemos hacer, si de verdad somos hijos de Dios:   
"Ahora, como ustedes son sus hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a vivir en ustedes. Por eso, cuando oramos a Dios, el Espíritu nos permite llamarlo: "Papá, querido Papá". Ustedes ya no son como los esclavos de cualquier familia, sino que son hijos de Dios. Y como son sus hijos, gracias a él tienen derecho a sus riquezas" Gálatas 4:6-7. (El subrayado es mío) 
 
Creo que el primer paso para descansar en Cristo Jesús, es poder entender y comprender que Dios es nuestro Padre y que nosotros somos sus hijos, esta verdad maravillosa, hace que cada día nos acerquemos a Dios como Padre, mediante su Hijo Jesucristo."... Les digo la verdad: mi Padre les dará cualquier cosa que le pidan en mi nombre. Hasta ahora ustedes no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán para que así estén llenos de alegría" Juan 16:23-24.
Y toda petición debe ser conforme a la voluntad de Dios.
 
Descansar en Jesús, es traer a Él todo lo que nos agobia, es pedir su dirección, es traer a Él  nuestras debilidades, nuestras inconformidades, nuestros anhelos, pero lo más importante de descansar en Cristo Jesús, es saber que en Él tenemos esperanza, y que nos mostrará el camino por donde debemos andar.
El mensaje mas seguro y precioso es que Cristo resucito y vive. Él es nuestra esperanza de gloria.
 
Un abrazo lleno de bendiciones. 
 
 
 
 
 

Tuesday, October 2, 2012

Honrando a Dios con nuestra fe

"En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan" Hebreos 11:6.


 
 No solo se trata de saber que Cristo es el Salvador, para alcanzar la salvación; se trata de entender y comprender en nuestro ser interior que Él me salvará, y que puedo confiar en Él como mi Salvador, puesto que en mi ser interior hay la convicción, de que Cristo es ese Salvador, mis labios lo confesarán. A partir de ese momento se inicia el crecimiento de la fe, por eso Jesús compara el crecimiento de la fe con una semilla de mostaza (Lucas 17:5-6); cuando iniciamos esa nueva vida en Cristo, nuestra fe es pequeña, pero a medida que pasan los días y los años nuestra fe se va fortaleciendo en ese diario vivir en Cristo, y cada día va de aumento en aumento hasta alcanzar la verdadera madurez de la fe.
Esa fe que muchos cristianos vivimos hoy día, sobre la cual damos un paso adelante pero retrocedemos dos, son circunstancias que hacen difícil el crecimiento de la fe; aquí se aplica lo que Santiago dice: "el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos" (1:8).
Cuando nos aferramos a su Palabra, y en cada una de sus promesas, y las abrazamos, y nos acostamos sobre ellas, y no las soltamos hasta verlas hechas en nuestras vidas, allí estamos honrando a Dios con nuestra fe. Y esta es la fe que agrada a Dios, la cual se logra solamente en una vida de comunión y meditación de la Palabra de Dios; es en ese tiempo y espacio que apartamos para los encuentros con nuestro Eterno Dios donde se da el crecimiento de nuestra fe. No basta entonces con vivir una vida cristiana religiosa, lo que vale es la desnudez de nuestro corazón delante de nuestro Señor Jesucristo, Él conoce las intenciones de nuestro corazón; Él no puede ser engañado.
"Asi que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios" Romanos 10:17.
Bendiciones.