Sunday, July 21, 2013

La Palabra de Dios, mensaje de vida y esperanza

"Pidan a Dios, y él les dará. Hablen con Dios, y encontrarán lo que buscan. Llámenlo, y él los atenderá.
Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido". Mateo 7:7-8

Estos mensajes preciosos que encontramos en las Sagradas Escrituras, son los que reconfortan nuestro espíritu, nos dan aliento, y vida, en ellos encontramos paz y esperanza.

La Palabra que hoy, es tema de reflexión, nos anima a buscar de la presencia de Dios para alcanzar nuestros propósitos; y el primer paso es pedirle a Dios su dirección en la búsqueda de dichos propósitos y confiar plenamente en Él: "Pierden el tiempo ustedes, que se levantan temprano y se acuestan tarde para comer un pan conseguido con sufrimiento porque Dios da a quien ama, aun mientras duerme." Salmo 127:2 (PDT).
Nosotros tenemos que ser diligentes, pero esa diligencia debe ser guiada por el Santo Espíritu de Dios, porque tampoco es el de sentarnos a esperar que todo nos llegue sin mover un dedo; o hacer todo en nuestras fuerzas sin tener en cuenta a nuestro Creador; pues nuestro Señor nos dice: "Hablen con Dios y encontrarán lo que buscan. Llámenlo y Él los atenderá". Conforme a este texto bíblico no hay excusa para nada, si no recibimos, es porque no sabemos pedir, porque pedimos mal, para gastar en nuestros deleites (Santiago 4:2-3) y de hecho no encontramos nada, porque es conforme a la voluntad de Dios, pues como nos dice en su Palabra "Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el Señor, son planes para su bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza. Entonces ustedes me llamarán, vendrán y orarán, y yo los escucharé. Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón" Jeremías 29: 11-13

En el evangelio de San Juan, Jesús nos exhorta y anima a permanecer fieles y firmes en Él:
"Si ustedes permanecen unidos a mí, y si permanecen fieles a mis enseñanzas, pidan lo que quieran y se les dará"
Juan 15:7 esta Palabra nos confirma una vez más que nuestra fe y confianza en Cristo Jesús, y el creer en su Palabra nos permitirá alcanzar nuestros propósitos conforme a su voluntad perfecta; así también, ésta porción bíblica nos enseña que nuestros ojos deben estar puestos solamente en Jesucristo "...porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios"  Corintios 1:20 

Bendiciones