Sunday, September 12, 2010

La Palabra: nuestra confianza en Dios

"LA PALABRA DEL SEÑOR ES VERDADERA; SUS OBRAS DEMUESTRAN SU FIDELIDAD" .
SALMO 33:4







Confiar en Dios a pesar de nuestras aflicciones es parte fundamental  en el crecimiento de nuestra fe, porque a pesar de que no vemos a Dios como lo quisiéramos ver cara a cara, lo vemos en la creación y  en cada circunstancia de nuestra vida; no lo oímos como en una religión; sino que lo vemos con nuestros ojos en cada situación de nuestro diario vivir; como sanador, como proveedor, como protector, como  amigo o consolador, como  Señor, como  Padre.
Pero que maravilloso es confiar en Él a través de su  Palabra; porque la fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo (Romanos 10:17) pero no basta con oír el mensaje; hay que ponerlo en práctica, pues de lo contrario se estarían engañando ustedes mismos. El que solamente oye el mensaje, y no lo pone en práctica, es como el hombre que se mira la cara en un espejo: se ve a sí mismo, pero en cuanto da la vuelta se olvida de cómo es. Pero el que no olvida lo que oye, sino que se fija atentamente en la ley perfecta de la libertad (la Palabra),  y permanece firme cumpliendo lo que ella manda, será feliz en lo que hace (Santiago 1:22-25).
El conocimiento de Nuestro Eterno Dios a través de las Sagradas Escrituras, no es una religión; es el deseo de Nuestro Dios  que lo conozcamos en toda la extensión de su Palabra: La Biblia, la cual no es un libro más. Toda escritura está  inspirada por  Dios  y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien (2 Timoteo 3:16-17).   
Demos gracias a Dios por su Palabra porque en ella podemos confiar  plenamente el  cumplimiento de  cada promesa allí contenida y además en ella encontramos el conocimiento de Dios, su amor, su bondad, su misericordia, su poder, su soberanía, su majestuosidad, en fin allí conocemos todo lo que es Él. Pero lo más grandioso es lo que somos y esperamos de Él como  Padre, como Señor y Salvador a través de Jesucristo y como  amigo o Consolador en su Santo Espíritu que está día a día con nosotros y en nosotros.
Es mediante la palabra que Dios usa a través del Espíritu Santo para que  seamos salvos, sanos, libres, restaurados y firmes en Cristo Jesús; es la Palabra que Dios usa en su Santo Espíritu para santificarnos (Juan 17:17). Porque Jesucristo es la Palabra;
En el salmo 119 podemos observar la expresión del salmista por la Palabra de Dios:
V.  57-Tú,  Señor eres todo lo que tengo; he prometido poner en práctica tus palabras.
V.130-La explicación de tus palabras ilumina, instruye a la gente sencilla.
V.160-En tu palabra se resume la verdad; eternos y justos son todos tus decretos.

Mi oración es para que cada día en nuestros corazones la Palabra de Dios permanezca en nosotros con todas sus riquezas (Colosenses 3:16).
Bendiciones


No comments: